Minimizando el riesgo de contaminación MOSH / MOAH * por lubricantes

Nuestros lubricantes especiales cumplen con los más altos estándares de higiene y seguridad vigentes.

Las demandas que están surgiendo con mayor intensidad por parte de la Unión Europea, para una mejor gestión de las prácticas de control y monitoreo de hidrocarburos de aceites minerales (MOHs) en alimentos y en materiales y artículos destinados a entrar en contacto con alimentos, están provocando que mucha incertidumbre entre los fabricantes de alimentos y materias primas alimentarias. Nuestros especialistas en tribología de Klüber Lubrication llevan mucho tiempo abordando este problema y han desarrollado varios lubricantes especiales que cumplen con los más altos estándares de higiene y seguridad vigentes, de acuerdo con las recomendaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

 * MOSH - Hidrocarburos saturados de aceites minerales / MOAH - Hidrocarburos aromáticos de aceites minerales

Lubricantes de alto rendimiento en la industria alimentaria

Una forma por la cual los aceites minerales pueden ingresar a la cadena alimentaria, es a través del proceso de producción y de los auxiliares de proceso utilizados, incluyendo los lubricantes seleccionados para los equipos involucrados en la producción de alimentos y envases de alimentos. Los lubricantes para el contacto accidental con alimentos pueden provenir de aceites no alcanos, como el aceite de silicona o PFPE, o de hidrocarburos sintéticos o no sintéticos. Todos los aceites blancos no sintéticos que utiliza Klüber Lubrication para la producción de lubricantes NSF-H1 están altamente purificados y, por lo tanto, prácticamente libres compuestos aromáticos.

“Una ventaja de nuestros lubricantes innovadores de alto rendimiento es el hecho de que cantidades muy pequeñas son suficientes para lograr el efecto de lubricación deseado. Nuestros especialistas en tribología siempre buscan reducir aún más la cantidad de lubricantes necesarios”, dice Paolo Spolaore, gerente de mercado global para la industria alimentaria de Klüber Lubrication. “Porque incluso con los más altos estándares de higiene y control, no se puede descartar que haya o no contaminación cruzada con estas sustancias durante la producción, transporte o almacenamiento, ya sea por fugas, vapores, pérdidas por evaporación o ventilación. Además, los servicios de alta calidad, como nuestro análisis regular de lubricantes, pueden ayudar a identificar o eliminar el riesgo de contaminación en una etapa temprana”.

Normativa y valores límite

Los lubricantes Klüber Lubrication H1 cumplen con 21 CFR § 178.3570 emitido por la FDA (Food and Drug Administration) en los Estados Unidos. Esto significa que están diseñados para el contacto accidental y no intencionado con alimentos. La cantidad de lubricante que pueda entrar en contacto con los alimentos debe mantenerse al mínimo, para lograr el efecto técnico deseado, y no recomendamos que se apliquen productos que no sean H1 dentro y alrededor del área de procesamiento de alimentos, debido a los riesgos de contaminación; entre ellos, la cruzada. En caso de contacto inevitable con alimentos, la cantidad de lubricante en los alimentos no debe exceder 1 ppm para los aceites de silicona y 10 ppm para todos los demás aceites base.

Debido a la complejidad de determinar el contenido de MOH en los alimentos, actualmente no existen análisis estandarizados o límites legales para la presencia de este componente en los alimentos en Europa. El Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura de Alemania (BMEL) trabaja para establecer límites legales para la migración a través de envases y valores de un máximo de 2 mg de MOSH / kg de alimento y 0,5 mg de MOAH / kg de alimento, se están discutiendo. Los métodos analíticos para determinar MOH se mejoran continuamente; por lo tanto, el límite de detección está disminuyendo. Normalmente, estos análisis se realizan mediante cromatografía acoplada en línea (HPLC-GC / FID). Los límites de detección dependen en gran medida de la distribución de MOH en la muestra y el tipo de muestra utilizada. Por ejemplo, en muestras con alto contenido de aceite, el límite mínimo de detección es de aproximadamente 5 mg de MOH / kg de alimento, mientras que en muestras secas puede ser detectado entre 0,1-0,5 mg / kg.

En caso de duda, pregunte a los expertos

En todo el portafolio de lubricantes H1 de Klüber Lubrication, cuando hay trazas de MOSH / MOAH, están por debajo de los límites establecidos por BMEL, incluso en contacto directo con alimentos, y 10 ppm del lubricante en alimentos (que es el límite provisto por la FDA). Además, Klüber Lubrication participa activamente en EHEDG (European Hygienic Engineering and Design Group), apoyando a sus clientes en la reducción del riesgo de todo tipo de contaminación alimentaria, incluidos los lubricantes en general, ya sea a base de hidrocarburos o no. y partículas de desgaste. El equipo global de especialistas de Klüber Lubrication en la industria alimentaria ha diseñado un paquete de servicios integral para ayudar a los clientes en esta área, desde el análisis tribológico hasta la evaluación de riesgos, desde el monitoreo de lubricantes hasta la capacitación.

Las demandas que están surgiendo con mayor intensidad por parte de la Unión Europea, para una mejor gestión de las prácticas de control y monitoreo de hidrocarburos de aceites minerales (MOHs) en alimentos y en materiales y artículos destinados a entrar en contacto con alimentos, están provocando que mucha incertidumbre entre los fabricantes de alimentos y materias primas alimentarias. Nuestros especialistas en tribología de Klüber Lubrication llevan mucho tiempo abordando este problema y han desarrollado varios lubricantes especiales que cumplen con los más altos estándares de higiene y seguridad vigentes, de acuerdo con las recomendaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

 * MOSH - Hidrocarburos saturados de aceites minerales / MOAH - Hidrocarburos aromáticos de aceites minerales

Lubricantes de alto rendimiento en la industria alimentaria

Una forma por la cual los aceites minerales pueden ingresar a la cadena alimentaria, es a través del proceso de producción y de los auxiliares de proceso utilizados, incluyendo los lubricantes seleccionados para los equipos involucrados en la producción de alimentos y envases de alimentos. Los lubricantes para el contacto accidental con alimentos pueden provenir de aceites no alcanos, como el aceite de silicona o PFPE, o de hidrocarburos sintéticos o no sintéticos. Todos los aceites blancos no sintéticos que utiliza Klüber Lubrication para la producción de lubricantes NSF-H1 están altamente purificados y, por lo tanto, prácticamente libres compuestos aromáticos.

“Una ventaja de nuestros lubricantes innovadores de alto rendimiento es el hecho de que cantidades muy pequeñas son suficientes para lograr el efecto de lubricación deseado. Nuestros especialistas en tribología siempre buscan reducir aún más la cantidad de lubricantes necesarios”, dice Paolo Spolaore, gerente de mercado global para la industria alimentaria de Klüber Lubrication. “Porque incluso con los más altos estándares de higiene y control, no se puede descartar que haya o no contaminación cruzada con estas sustancias durante la producción, transporte o almacenamiento, ya sea por fugas, vapores, pérdidas por evaporación o ventilación. Además, los servicios de alta calidad, como nuestro análisis regular de lubricantes, pueden ayudar a identificar o eliminar el riesgo de contaminación en una etapa temprana”.

Normativa y valores límite

Los lubricantes Klüber Lubrication H1 cumplen con 21 CFR § 178.3570 emitido por la FDA (Food and Drug Administration) en los Estados Unidos. Esto significa que están diseñados para el contacto accidental y no intencionado con alimentos. La cantidad de lubricante que pueda entrar en contacto con los alimentos debe mantenerse al mínimo, para lograr el efecto técnico deseado, y no recomendamos que se apliquen productos que no sean H1 dentro y alrededor del área de procesamiento de alimentos, debido a los riesgos de contaminación; entre ellos, la cruzada. En caso de contacto inevitable con alimentos, la cantidad de lubricante en los alimentos no debe exceder 1 ppm para los aceites de silicona y 10 ppm para todos los demás aceites base.

Debido a la complejidad de determinar el contenido de MOH en los alimentos, actualmente no existen análisis estandarizados o límites legales para la presencia de este componente en los alimentos en Europa. El Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura de Alemania (BMEL) trabaja para establecer límites legales para la migración a través de envases y valores de un máximo de 2 mg de MOSH / kg de alimento y 0,5 mg de MOAH / kg de alimento, se están discutiendo. Los métodos analíticos para determinar MOH se mejoran continuamente; por lo tanto, el límite de detección está disminuyendo. Normalmente, estos análisis se realizan mediante cromatografía acoplada en línea (HPLC-GC / FID). Los límites de detección dependen en gran medida de la distribución de MOH en la muestra y el tipo de muestra utilizada. Por ejemplo, en muestras con alto contenido de aceite, el límite mínimo de detección es de aproximadamente 5 mg de MOH / kg de alimento, mientras que en muestras secas puede ser detectado entre 0,1-0,5 mg / kg.

En caso de duda, pregunte a los expertos

En todo el portafolio de lubricantes H1 de Klüber Lubrication, cuando hay trazas de MOSH / MOAH, están por debajo de los límites establecidos por BMEL, incluso en contacto directo con alimentos, y 10 ppm del lubricante en alimentos (que es el límite provisto por la FDA). Además, Klüber Lubrication participa activamente en EHEDG (European Hygienic Engineering and Design Group), apoyando a sus clientes en la reducción del riesgo de todo tipo de contaminación alimentaria, incluidos los lubricantes en general, ya sea a base de hidrocarburos o no. y partículas de desgaste. El equipo global de especialistas de Klüber Lubrication en la industria alimentaria ha diseñado un paquete de servicios integral para ayudar a los clientes en esta área, desde el análisis tribológico hasta la evaluación de riesgos, desde el monitoreo de lubricantes hasta la capacitación.

Póngase en contacto con nosotros

¡Esperamos recibir su mensaje!

Para más información respecto a sus datos del formulario de contacto, por favor dirígase a nuestra Política de privacidad.