La importancia de emplear lubricantes alimentarios adecuados

Normativa y necesidades relacionadas con los lubricantes alimentarios

Las empresas de procesado de alimentos se encuentran en una situación de constante tensión entre normas, prescripciones y presión de los costes. Deben alcanzar las cifras previstas cumpliendo, al mismo tiempo, todos los requisitos relativos a las normas sobre alimentos.

Dado que los lubricantes influyen directamente tanto en la productividad como en la seguridad alimentaria, juegan un papel muy importante en la consecución de los objetivos de producción y en el cumplimiento normativo. 

En este sentido, los requisitos van mucho más allá de la simple selección del lubricante adecuado: una planificación previsora de las tareas de lubricación y de los procesos de mantenimiento, la implementación y manipulación correctas, la documentación y la gestión del cumplimiento normativo son algunos de los diversos retos que se deben superar en la práctica operativa.

Este artículo proporciona conocimientos prácticos sobre la correcta aplicación de los lubricantes de grado alimentario autorizados en la producción, así como unas instrucciones sobre cómo se puede establecer una gestión de lubricantes eficaz e inteligente en la empresa. 

También ofrece indicaciones probadas en la práctica para lograr ahorros, planificar mejor las operaciones de mantenimiento y reducir el riesgo de contaminación. Aquí se explica además en qué medida una correcta aplicación de los aceites lubricantes y grasas lubricantes de alto rendimiento ayuda a prolongar la vida útil de máquinas, instalaciones y componentes.

¿Por qué son tan importantes la correcta aplicación y la gestión eficaz de los lubricantes de grado alimentario?

La producción de alimentos plantea las máximas exigencias relativas al cumplimiento de condiciones marco legales relacionadas con la seguridad alimentaria. De la fiabilidad de las máquinas y los medios de producción dependen la calidad y la seguridad de los alimentos elaborados (sin olvidar la imagen del fabricante).

Unos aceites industriales y grasas lubricantes fiables para la producción de alimentos, como los NSF1 H1, juegan un papel especialmente relevante en lo relativo a los medios de producción. Permiten una elevada disponibilidad y una vida útil más prolongada de las máquinas, al mismo tiempo que cumplen los requisitos sobre seguridad alimentaria. Se utilizan en todos los ámbitos de la industria alimentaria, desde la fabricación de productos de panadería, pasando por el procesamiento de leche y carne, hasta el envasado de bebidas.

No obstante, el uso de lubricantes especiales registrados en la industria alimentaria es solo una parte de la solución cuando se busca maximizar la productividad. Al menos tan importante como la selección de los lubricantes idóneos y autorizados es la implementación de una gestión efectiva de los lubricantes industriales. 

Esta comienza con la evaluación y selección de los medios de producción adecuados y certificados, ponderando los costes y el aprovechamiento; supone la elaboración de un plano de lubricación de la planta y procesos estandarizados para la aplicación y el aseguramiento de la calidad; y comprende, además, la formación para los empleados, el almacenamiento y la gestión de las piezas de recambio.

Implementación de una gestión eficaz de los lubricantes industriales alimentarios 

La utilización apropiada de lubricantes adecuados y la gestión eficiente de los procesos y tareas correspondientes son requisitos importantes para poder aprovechar el potencial de aumento de la productividad y de la seguridad del alimento.

En primer lugar, se requiere un análisis completo:

  • ¿Cómo y con qué lubricantes se está trabajando actualmente en la producción?
  • ¿Qué retos y deseos de mejora específicos existen?

  • ¿Qué objetivos se deben alcanzar?

Una inspección exhaustiva de las instalaciones y procesos, así como la documentación del estado real, permiten formular objetivos concretos e indicadores clave de gestión que deberán alcanzarse mediante una gestión optimizada de los lubricantes industriales. 

En el marco de la implementación de una nueva gestión de los lubricantes, se pueden medir y documentar los cambios. Los datos ayudan a valorar las medidas adoptadas y permiten evaluar las mejoras que se persiguen. Además, son útiles para la siguiente auditoría. A continuación, se presentan los cuatro aspectos clave de la gestión de los aceites lubricantes y grasas industriales y las medidas correspondientes con las que alcanzar el potencial de ahorro y optimización.

Gestión de aceites lubricantes, grasas industriales y procesos

El requisito básico para lograr una gestión eficaz de los lubricantes industriales es contar con un plano de lubricación de la planta. Este funciona a modo de esquema general de todos los puntos de lubricación de una fábrica y se elabora a partir de la documentación de los fabricantes de las máquinas.

En el mejor de los casos, el plano de lubricación de la planta garantiza que las máquinas reciben la lubricación óptima y que las labores de mantenimiento se llevan a cabo en el momento adecuado conforme a procesos estandarizados.

Por tanto, el plano de lubricación también debe incluir el mantenimiento (incluyendo su estado actual). Basándose en él, los periodos de relubricación pueden planificarse con los intervalos óptimos y lo más prolongados posible. Esto incrementa la vida útil de las instalaciones de producción y ayuda a reducir las cantidades de lubricante empleadas. Gracias a una mejor planificación de las tareas de lubricación se consigue ahorrar en más aspectos.

A partir del plano de lubricación de la planta también se puede elaborar un esquema general de las tareas y puntos de lubricación que resulte más comprensible al personal responsable de las operaciones y el mantenimiento.

Así, todos los empleados pueden hacerse una idea clara de en qué situación se encuentra la lubricación y las actividades relacionadas con ella en la empresa. Se reducen al mínimo los errores de aplicación debidos a una manipulación inadecuada de los lubricantes industriales.

Al mismo tiempo, el plano de lubricación de la planta es un elemento importante del plan de gestión para garantizar la seguridad alimentaria.

Total transparencia mediante la gestión digital de los lubricantes industriales

Las exigencias para la gestión del mantenimiento son cada vez más estrictas. Por un lado, hay calendarios ajustados y breves intervalos de mantenimiento y, por otro, cada vez son más las especificaciones legales y los requisitos de documentación. Todo ello requiere unos procesos eficientes y una planificación optimizada. 

Para garantizar que esto sea así, lo mejor es aplicar la gestión de los aceites lubricantes y grasas industriales con apoyo de un software,  para que los planos de lubricación de la planta se puedan aprovechar y administrar de forma digital. De esta manera, el plano de lubricación de la planta se transforma en una gestión de mantenimiento y reparación, en la que todas las personas implicadas en el mantenimiento tienen a su disposición los mismos datos sobre las máquinas y las tareas. 

Estas soluciones permiten lograr una amplia transparencia en una época en la que los requisitos son cada vez más complejos. Además, las plataformas digitales contribuyen a una mayor seguridad legal y frente a auditorías, al permitir obtener la documentación sobre las labores de mantenimiento realizadas y otros datos que son relevantes con respecto a la maquinaria.

A través de dispositivos móviles, como smartphones o tablets, se pueden consultar y administrar directamente in situ todos los datos sobre un punto de lubricación concreto. Es importante que la solución basada en software también constituya un apoyo a la documentación sobre las labores de lubricación, conforme a las exigencias de cumplimiento normativo.

Posibilidades de ahorro mediante la unificación de productos y un menor consumo energético

Mediante la introducción de una gestión inteligente de los lubricantes, normalmente aumenta la eficiencia en los ámbitos de las piezas de repuesto, los costes laborales y la energía, lo cual puede reducir el Total Cost of Ownership (TCO) en un seis por ciento aproximadamente. De media pueden disminuir en torno a un dos por ciento los costes laborales, un uno por ciento los costes de recambios y un tres por ciento los costes de energía.

Además, la elaboración y aplicación de un plano de lubricación ayuda a mantener una visión global de los lubricantes industriales empleados. Pueden identificarse aceites lubricantes y grasas industriales similares susceptibles de ser sustituidos, en caso necesario, por un solo tipo de lubricante de mayor calidad. La unificación de los lubricantes industriales utilizados simplifica la logística y las compras, evita confusiones y puede tener un impacto positivo en los gastos de administración y adquisición. 

Por ejemplo, el uso coherente de lubricantes NSF H1, diseñados para aplicaciones en el proceso de alimentos, disminuye el riesgo de una confusión de graves consecuencias, o de que se use un lubricante inapropiado. Este cambio en el proceso contribuye considerablemente al aumento de la seguridad alimentaria y, además, permite simplificar el almacenamiento y la adquisición.

Otro pilar de la gestión eficaz de los lubricantes industriales es el análisis y la optimización de la energía. Especialmente las aplicaciones lubricadas con aceite mineral ofrecen un gran potencial de aumento de la eficiencia, por ejemplo, mediante el cambio a lubricantes sintéticos de alto rendimiento. Estos aceites lubricantes y grasas industriales reducen la fricción y presentan una menor variación de la viscosidad con la temperatura, con lo cual se pueden conseguir ahorros de energía medibles en muchas aplicaciones. 

Se recomienda establecer a priori parámetros concretos que indiquen el potencial de ahorro en los sistemas tribológicos. Además, se mide el consumo energético, tanto en el estado original como tras la conclusión de una mejora; por ejemplo, tras introducir un nuevo lubricante. Tomando como base los datos de medición se puede determinar la reducción del consumo de energía y la correspondiente disminución de las emisiones de CO2, los ahorros exactos en los costes y el retorno de la inversión (ROI). Los datos obtenidos en el marco del análisis de eficiencia también se pueden incluir en el sistema de gestión de la energía según la norma DIN EN ISO 50001.

Costes operativos y posibilidades de ahorro

Ahorro con la gestión inteligente de lubricantes industriales alimentario

Monitorización tribológica: los datos adicionales hacen visible el potencial de optimización

Una gestión inteligente de los lubricantes también permite una monitorización tribológica exhaustiva. Esta gestión incluye el análisis periódico del estado de aceites y grasas. Además, componentes como los cojinetes, cadenas, compresores y engranajes deben ser inspeccionados a intervalos determinados para comprobar si se está produciendo desgaste y si la lubricación es óptima. Esta supervisión continua ayuda a

  • Mejorar los intervalos de mantenimiento,
  • Aumentar la disponibilidad de las máquinas
  • Reducir el número de reparaciones.

Asimismo, la interacción entre el lubricante y la aplicación siempre se puede mejorar. Otro beneficio es que se pueden guardar y administrar los repuestos de las máquinas e instalaciones, así como las imágenes de componentes y puntos de lubricación, y esto en todas las ubicaciones.

En una gestión de lubricantes perfectamente estructurada, los planos de lubricación de la planta con todos los puntos de lubricación, las medidas de mantenimiento, los procesos y lubricantes utilizados, así como otros datos tribológicos, están recopilados en una plataforma central. Estos datos deben estar a disposición de todas aquellas personas implicadas en los procesos, de modo que aporten transparencia y una comunicación óptima.

Si en el portal también están recogidas las cantidades de lubricante almacenadas en un momento dado, los jefes de mantenimiento y responsables de compras tendrán un control completo sobre las existencias de lubricante y toda la información necesaria para realizar a tiempo los pedidos sucesivos.

Selección de los lubricantes de grado alimentario idóneos 

Una gestión centralizada de los lubricantes industriales contribuye notablemente a cumplir los estrictos estándares de la seguridad alimentaria. Igual de importante en este contexto es la correcta selección de los lubricantes: los aceites lubricantes y grasas industriales de alto rendimiento, diseñados especialmente para sus correspondientes aplicaciones, facilitan unos intervalos de mantenimiento más largos, vidas útiles más prolongadas y un menor desgaste. 

De esta manera, resultan rentables teniendo en cuenta el Total Cost of Ownership gracias a un menor consumo de lubricante y a una reducción de los costes operativos. Esto también se puede ver en los ejemplos de cálculo obtenidos de la práctica. Además, mejoran el impacto ambiental y la sostenibilidad mediante ahorros de energía, e implican un menor consumo de agua y menos desechos.

Para una selección correcta de los lubricantes alimentarios es conveniente conocer a fondo las exigencias que plantean los puntos de lubricación más comunes en las operaciones. ¿En qué lugar y por qué razón se aplica cada lubricante y qué propiedades específicas tiene? Para los jefes de mantenimiento y para las personas responsables de comprar los aceites lubricantes y grasas industriales es muy útil conocer además las certificaciones comunes para lubricantes industriales, desde la H1 hasta la norma ISO 21469:2006. Esta es una de las claves por las que sus productos finales también se adecúan a dietas especiales, por ejemplo, si se pueden vender como kosher o halal.

Otros criterios para elegir los lubricantes deberían contemplar la rentabilidad en el sentido de los Total Costs of Ownership, así como la calidad del producto y la productividad. Especialmente en aplicaciones de alta exigencia, como la lubricación de cadenas en hornos de la industria panadera, o en productos ultracongelados, el rendimiento de los lubricantes y la frecuencia del mantenimiento determinan la productividad de todas las instalaciones. 

Por eso, al considerar la relación coste-rendimiento y la comparación entre varios lubricantes, se debe comprobar minuciosamente en qué costes y gastos se incurre en el ciclo de la vida (incluso los costes de eliminación de los lubricantes usados).

En este cálculo también se deben tener en cuenta los costes añadidos que suponen el almacenamiento y la adquisición, así como el riesgo para la seguridad alimentaria.

Manipulación adecuada de los lubricantes industriales 

En la manipulación diaria de los lubricantes de grado alimentario es importante llevar a cabo un manejo adecuado. Con las siguientes medidas, los jefes de mantenimiento y producción pueden concienciar a sus empleados sobre la importancia de esta cuestión, reforzando su responsabilidad y, por lo tanto, la cultura de la seguridad alimentaria en su empresa.

Formación profesional del personal 

Lo fundamental de una utilización adecuada de los lubricantes industriales es proporcionar una formación amplia sobre los aceites lubricantes, las grasas industriales y sus procesos. Así, los empleados obtienen una mayor cualificación en la producción, lo que les ayuda a realizar adecuadamente las tareas de mantenimiento relacionadas con los lubricantes.

De este modo, se pueden evitar incidencias como una parada de producción imprevista causada por la deficiente lubricación en unos cojinetes, la eliminación accidental de un lubricante durante una limpieza mal ejecutada o la contaminación de los lubricantes debido a una manipulación inadecuada.

Las formaciones continuas y periódicas en materia de tribología permiten actualizar los conocimientos técnicos sobre lubricantes y la concienciación en materia de lubricación. Si los operarios de las instalaciones también conocen las exigencias de lubricación y los componentes críticos, pueden participar activamente en la revisión y aplicación de las medidas necesarias. Todo ello contribuye a aumentar la disponibilidad de las instalaciones.

Cambio seguro de lubricante industrial 

El cambio de lubricante suele estar ligado a paradas de producción. Por eso, al cambiar a los lubricantes H1 puede merecer la pena solicitar una inspección realizada previamente por especialistas para comprobar la miscibilidad del lubricante existente con el nuevo.

Si es necesario, se puede realizar este análisis en un laboratorio. Esto permite un cambio seguro de lubricante, sin sorpresas desagradables. Compensa especialmente en el caso improbable de que el cambio de lubricante deba realizarse durante el funcionamiento, es decir, sin paradas de producción que permitirían una limpieza completa de los cojinetes.

Medidas para reforzar la cultura de la seguridad alimentaria.

Klüber proporciona lubricantes de grado alimentario

Almacenamiento adecuado y logística de los lubricantes industriales

Como ya se ha descrito, al realizar una unificación de productos surge una gran oportunidad para simplificar el almacenamiento y aumentar la seguridad alimentaria. Cuando se introducen los lubricantes H1 en las operaciones, se reduce en general el riesgo de confusión.

Si esto no es posible, en el almacenamiento deben mantenerse separados los lubricantes H1 y no H1, ya que una confusión de estos lubricantes, o bien la aplicación de lubricantes incorrectos en un punto de fricción, constituyen los mayores riesgos de posibles contaminaciones de lubricante en los alimentos.

Otra posibilidad muy eficiente de reducir tanto el riesgo de confusión como la manipulación inadecuada de los lubricantes es la introducción de un sistema claro de etiquetado. Los diferentes tipos de lubricante y sus campos de aplicación previstos resultan evidentes de un solo vistazo mediante el uso de códigos o símbolos. Un plan eficaz de etiquetado contribuye notablemente a reducir al mínimo las paradas de las instalaciones y también a evitar eficazmente las contaminaciones.

 

Acerca de los autores

Gabriele Hager-Deligiannis / Market Management Food, Klüber Lubrication Deutschland

Las diferentes posibilidades de aplicación de los lubricantes especiales son la pasión de Gabriele Hager-Deligiannis desde hace más de 40 años. Ha desarrollado su experiencia en diferentes puestos y numerosos proyectos en el ámbito del marketing y la distribución técnica. 

Desde su posición de Market Manager Food, está especializada en técnicas de aplicación, tribología y productos. Colabora estrechamente con fabricantes y gestores de instalaciones, por lo que conoce las variadas exigencias del mercado. Se centra en normas legales, exigencias de higiene en la industria alimentaria, MOSH/MOAH, coadyuvantes tecnológicos, fluidos de transmisión térmica, formación profesional y gestión de lubricantes.

Michael Stirnweiß / Market Management Food, Klüber Lubrication Deutschland

Una amplia formación técnica y más de 32 años de experiencia en los ámbitos de la técnica de lubricación y la tribología cualifican a Michael Stirnweiß en su función de Market Manager Food. 

Entre sus especialidades se cuentan la introducción en el mercado de conceptos de lubricantes H1 de alta eficiencia, conceptos relativos al potencial de ahorro en mantenimiento y procesos de producción gracias a los servicios de KlüberEfficiencySupport, la colaboración con los OEM y el acompañamiento y asesoramiento de grupos de empresas y gestores de instalaciones. Además, es responsable del área de aceites industriales para máquinas frigoríficas específicas para la industria alimentaria, así como para otros sectores.

Expertos en lubricantes de la industria alimentaria de Klüber
Póngase en contacto con nosotros

Póngase en contacto con nosotros

¡Esperamos recibir su mensaje!

Para más información respecto a sus datos del formulario de contacto, por favor dirígase a nuestra Política de privacidad.