En los procesos de conformación de metales, la elección del lubricante y desmoldeante adecuados es un factor decisivo para un rendimiento óptimo.

Tan importante como el lubricante en sí es que el producto elegido no afecte negativamente a los procesos posteriores. Los lubricantes de proceso tienen que ser fáciles de aplicar y de eliminar una vez finalizada la conformación; idealmente deberían desaparecer sin dejar rastro («aceites volátiles»).

Con nuestros productos especiales podemos contribuir a hacer más rentables sus procesos de conformación, ya sea mediante un bajo consumo, un reducido desgaste o un tratamiento posterior más sencillo.

Decidir qué producto auxiliar es el más idóneo depende ante todo del proceso de conformación específico:

Para procesos de corte, estampación o plegado, por ejemplo, resultan especialmente efectivos los productos a base de disolventes que no (o apenas) dejan residuos, mientras que para técnicas de conformación en caliente se suele recurrir a aceites con lubricante sólido (por regla general, grafito).

Conformación: producir durante más tiempo con menos residuos

Aparte de la calidad y la exactitud dimensional de las piezas acabadas, otro aspecto fundamental es prolongar al máximo la duración de servicio de las herramientas y/o de los moldes. Al mismo tiempo, es preciso reducir al mínimo la formación y acumulación de residuos.

Nuestra completa gama de productos para procesos de conformación comprende aceites con y sin disolventes, aceites y suspensiones con grafito, innovadores barnices de base acuosa y productos en polvo que favorecen un funcionamiento más rentable de sus instalaciones.

Póngase en contacto con nosotros

¿Le gustaría discutir los requisitos del agente de liberación con nosotros? Vaya a esta página  para encontrar su contacto.

Para más información respecto a sus datos del formulario de contacto, por favor dirígase a nuestra Política de privacidad.